Los relojes no miden el tiempo

«Los relojes no miden el tiempo» es un libro que analiza qué son los relojes y qué significa hacer medidas con ellos. El análisis conduce a comprender la realidad física como universo de procesos, una realidad cuadridimensional de la que el espaciotiempo es su correlato formal y que se sostiene en el cambio ubicuo y permanente.

«Los relojes no miden el tiempo» es un libro de física porque analiza el papel de los relojes como instrumentos de medida, pero no es un libro de física al uso porque no se apoya en el lenguaje de las matemáticas sino en el de la argumentación verbal. Es un libro de divulgación, accesible a los no especialistas. El uso de analogías y de representaciones gráficas facilita la comprensión de la idea de espaciotiempo, que no es tan fiera como la pintan.

El libro no está publicado, pero en los siguientes enlaces se pueden ver:

1 El prólogo.

2 El primer capítulo.

3 Una síntesis para especialistas.

4 Un artículo publicado en la Revista Española de Física, editada por la Real Sociedad Española de Física, donde se interpreta el fenómeno relativista de la «dilatación temporal» en el marco del universo de procesos.

Tiempos vivos

Los seres vivos somos sistemas en estado de desequilibrio estacionario. Necesitamos aprovechar desequilibrios externos para mantener el nuestro.

sistemasolar-blogCuando se analizan los desequilibrios en los que nos sostenemos se encuentra que el desequilibrio termodinámico del universo está en el origen de todos ellos.

Nuestros tiempos son vivos, esto es obvio. Pero ¿desde cuándo está el universo en desequilibrio termodinámico? ¿Desde cuándo son «vivos» los tiempos del universo?

Leer más sobre «Tiempos vivos»

Necesidad

Es necesario que seamos posibles. Es necesario que las propiedades del universo permitan nuestra existencia. Lo contrario sería contradictorio. Por eso el Principio Antrópico, según su enunciado original y al margen de interpretaciones torcidas posteriores, advierte de que los resultados de nuestras observaciones mostrarán propiedades de nuestro entorno, sea próximo, astronómico o cosmológico, que serán compatibles con nuestra existencia como observadores.También es necesario que nuestra existencia sea compatible con las propiedades del universo. Así que no podemos extrañarnos de sentirnos en el universo como pez en el agua. Ni debiera extrañarse el agua de estar habitada por peces.

Leer más sobre “El Principio Antrópico”.

Leer “Granadilla”, un relato relacionado con el Principio Antrópico.